Lobuloplastia y reconstrucción del lóbulo

Mediante infiltración de ácido hialurónico o grasa autóloga (grasa extraída del propio paciente) se puede reconstruir el lóbulo rasgado de forma sencilla y no invasiva.

Es un procedimiento que dura aproximadamente 30 minutos. Se consigue recuperar la consistencia, firmeza y proyección de esta zona de forma inmediata.

Duración del tratamiento

60 minutos

Anestesia

Local

Resultados

Permanentes

Precio

Según valoración

El uso de pendientes pesados y dilatadores con el tiempo rasga y descuelga el lóbulo de las orejas. Además, a partir de los 50 años se pierde grasa y colágeno (firmeza) en esta zona, que se termina colgando el lóbulo de la oreja e incluso rasgando.

Si el lóbulo de la oreja está totalmente rasgado, la solución en este caso es una intervención llamada lobuloplastia. Se trata de una cirugía mínimamente invasiva y de excelentes resultados.

Un proceso ambulatorio en el que se consigue reconstruir el lóbulo de la oreja rasgado por perforaciones mayores, piercing u otras causas.

Consiste extraer la piel del interior del agujero o del desgarro para después suturarlo tanto por la parte de delante como por la posterior para conseguir una correcta cicatrización.

En ambos casos, se trata de procedimiento ambulatorio y que no requiere periodo de reposo.

No tendrá ningún problema para volver a perforarse el lóbulo de las orejas y utilizar pendientes. Deberá trascurrir un tiempo de 2 meses aproximadamente en el caso de la lobuloplastia para permitir una correcta cicatrización a los tejidos.