Radiofrecuencia Facial

La radiofrecuencia facial se ha convertido en uno de los tratamientos más demandados.

Mediante la aplicación de calor en la dermis, favorecemos la producción de colágeno aportando tensión al tejido, consiguiendo que la flacidez disminuya y que el rejuvenecimiento cutáneo sea evidente. Este procedimiento también se utiliza para mejorar la piel rosácea, las marcas de acné, cicatrices, eccemas y la hiperpigmentación. Tiene un efecto flash inmediato, y además, tienen un efecto progresivo que dura hasta 8 meses.

Duración del tratamiento

-

Anestesia

-

Resultados

-

Precio

-

Mediante la aplicación de un calor controlado sobre la dermis, se obtienen importantes beneficios para la piel y tratando los signos del envejecimiento.

Mediante onda electromagnéticas del muy alta frecuencia que producen un calentamiento de la piel en sus diferentes capas.

Es uno de los tratamientos más eficaces para favorecer la producción de colágeno y regeneración de la piel.

Lo ideal es comenzar con la radiofrecuencia facial cuando se perciben las primeras arrugas en el rostro, que suele ser en torno a los 30 años, ya que una vez que la piel posee un cierto grado de flacidez la radiofrecuencia no será igual de efectiva en revertir los signos del envejecimiento que si se comienza de modo preventivo con las primeras arrugas.

  • Mejora la flacidez Facial
  • Activa y acelera la producción de colágeno y elastina, combatiendo así los efectos el envejecimiento
  • Estimula la circulación y elimina cúmulos de grasa en el área de los ojos, causante de las antiestéticas ojeras
  • No requiere de reposo, al tratarse de un tratamiento NO invasivo.

Es una técnica no invasiva y que resulta muy relajante, durante el tratamiento el paciente puede disfrutar de un momento de relax mientras pone su piel a punto.

Es un procedimiento no invasivo que reafirma y renueva el colágeno de la piel en las tres capas, mejorando el aspecto exterior y tensando aquellas partes que se hayan relajado.