Dieta para adelgazar

Las personas obesas tienen mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, insuficiencia cardiaca, diabetes, cálculos biliares, deficiencia respiratoria, entre otras.

El tener un peso adecuado no debería ser solo por estética sino, primero y fundamental por el bienestar y la salud.

La obesidad es un exceso de acumulación de grasa en el organismo, superior a un 25% en los hombres y un 33% para las mujeres. La localización de este exceso de grasa puede suponer un factor de riesgo para el desarrollo de otro tipo de enfermedades como favorecer el desarrollo de hiperglucemia (niveles altos de azúcar en sangre), hipertensión y alteraciones en los niveles de colesterol y triglicéridos.

Una dieta para perder peso debe ser diseñada de forma personalizada, teniendo en cuenta factores de salud, peso actual, historial médico, patologías que pudieran ocasionar y/o favorecer el aumento de peso entre otros.

En nuestra clínica de medicina estética en Zaragoza el personal especializado en nutrición diseñará un plan de pérdida de peso que abarca tanto la alimentación como la actividad física, cambio de hábitos, etc para un resultado más efectivo.

Un seguimiento exhaustivo, comunicación abierta y apoyo constante son clave para que el paciente entienda la pérdida de peso como algo positivo, que le ayudará a sentirte mejor. Organización de las comidas, estabilidad en los horarios, planificación de la compra son algunos de los primeros cambios a realizar.

La dieta para adelgazar o perder peso va dirigida a personas con sobrepeso que comprometa su salud y el normal desarrollo de una vida activa y saludable.

Una dieta para perder peso debe siempre primar la salud y el buen estado del paciente.

Con el asesoramiento de personal especializado en nutrición conseguirá perder peso de forma segura, equilibrada, controlada y si efecto rebote u perjudicial para la salud. Los beneficios de perder peso van más allá de los cánones estéticos.

El logro de un peso adecuado de una forma apropiada ofrece beneficios a la salud.

  • Disminuye el riesgo cardíaco
  • Favorece la salud de la piel
  • Reduce el riesgo de sufrir cáncer
  • Mejora significativamente el estado de ánimo
  • Mejora las relaciones humanas, predisponiendo al individuo a una vida social más enriquecida y activa
  • Aumenta la esperanza de vida
  • Reducir presión sanguínea