Valoración y control nutricional

El control nutricional consiste en la determinación del nivel de salud y bienestar desde el punto de vista de su nutrición.

La valoración nutricional supone examinar el grado en que las demandas fisiológicas, bioquímicas y metabólicas, están cubiertas por la ingestión de nutrientes.

Este equilibrio entre demandas y requerimientos está afectado por diversos factores como pueden ser la edad, el sexo, la situación fisiológica, la situación patológica de cada individuo, educación cultural y la situación psicosocial.

En nuestra clínica, el profesional médico experto en nutrición realiza programas individualizados a diferentes grupos para prevenir deficiencia nutricional, potenciar los beneficios de una nutrición equilibrada en individuos de diferentes edades y requerimientos específicos.

Cada uno de de estos perfiles requiere de una minuciosa evaluación, asesoramiento profesional y seguimiento para satisfacer sus necesidades, mejorar su estado de salud en general, rendimiento físico e intelectual.

Adaptando la ingesta de alimentos a sus necesidades concretas y marcando las pautas de una correcta ingesta nutricional apoyada con la realización de actividad física adecuada a su edad, peso , sexo, condición física en general conseguimos guiar y acompañar al paciente en el camino a los resultados esperados.

  • Niños en edad de crecimiento
  • Deportistas
  • Mujeres en estado de gestación
  • Aquellas mujeres que se sometan a un programa de RE (reproducción asistidas) Personas mayores
  • Personas con ciertas patología como Diabetes, Hipertensión, Mal funcionamiento de la Glándula tiroide (Hipotiroidismo, Hipertiroidismo)
  • Hiperlipemia (Alteraciones metabólicas caracterizadas por aumento de los lípidos en sangre) y Obesidad
  • Trastornos de masticación y deglución
  • Obesidad

Entre análisis y estudios que se realizan para llegar al diagnóstico del estado nutricional del paciente se encuentran:

  • Historia clínico- nutricional (Antecedentes familiares, conductas alimenticias, curva de crecimiento)
  • Valoración antropométrica (peso, talla, perímetro tobillo, muñecas)
  • Situación del metabolismo: análisis bioquímicos y hematológicos
  • Estimación de requerimientos energéticos
  • Encuesta alimentaria
  • Informe psicosocial
  • Prevenir y mejorar pronóstico de enfermedades
  • Identificar carencias nutricionales
  • Proveer una alimentación efectiva y de alto valor nutricional de forma personalizada
  • Potenciar los beneficios de los diferentes nutrientes ingeridos

Al marcar el pómulo se consigue mejora del contorno facial, proyección de los ángulos faciales y recuperación del volumen perdido, logrando así un rostro más uniforme y afinado, realzando la belleza y rejuveneciendo el rostro.